Como Salvar Mi Matrimonio Si Fui Infiel

Como Salvar Mi Matrimonio Si Fui Infiel Salva Tu Relacion Click Aqui

“Tengo una aventura” Si has escuchado estas expresiones, entonces entenderás el peso que llevan. Son puñaladas al corazón y tienen la posibilidad de ser fatales para un matrimonio.

Recibí un correo de una lectora a quien su marido hace poco le admitió tener múltiples aventuras a lo largo de sus diez años de matrimonio. Ella piensa que él está totalmente arrepentido y se otorga cuenta totalmente que rompió sus votos… constantemente.Como Salvar Mi Matrimonio Si Fui Infiel

Esta pareja tiene 2 hijos y estuvieron juntos un largo tiempo. Inclusive luego de escuchar su confesión desgarradora, ella todavía lo quiere y quiere mantenerse con él.

Intentando de seguir estando juntos, ella no sabe cómo llevar a cabo frente a la inmensidad de emociones por las que está atravesando… tristeza, íra, desilusión, confusión, desesperación… como las desees llamar.

Como seguidora de nuestra página de Facebook sobre el Matrimonio, esta mujer me contactó para soliciar una sugerencia acerca de cómo continuar adelante y socorrer su matrimonio luego de la infidelidad.

A lo mejor estés pensando, ¿Es esto viable? ¿Puede un matrimonio verdaderamente salvarse luego de una infidelidad? Sí, los votos se han roto. Sí, la seguridad debe ser ganada otra vez. Sí, es un caos emocional y duro.

No obstante, luego de años de reunirme y hablar con parejas en persona y online, puedo decirte que ES POSIBLE… pero requerirá bastante trabajo y oración recurrente.

Entonces, si has decidido mantenerse con tu cónyuge luego de una infidelidad, aquí están 3 cuestiones a considerar:

1.- ¿Esta él/ella siendo honesto en TODO?

Yo no pienso que el cónyuge “culpable” requiera mencionarle a su pareja TODOS los datos de la relación, pero sí pienso que él/ella requiere tener la intención de responder CUALQUIERA y TODAS las cuestiones que el cónyuge logre tener.

La seguridad se rompió. El desarrollo para recobrar la seguridad es retardado, y esto solo puede ocurrir con plena transparencia.

Con esto dicho, quiero recordarle al cónyuge “inocente” que sea cauteloso al soliciar datos. Es complicado para nosotros sacar cosas de nuestra cabeza cuando entraron a ella. No desees sostener repitiendo imágenes de tu cónyuge engañándote con alguien constantemente en tú cabeza. Esto sólo obstaculizará tu sanación.

Está bien querer entender algunos datos para comprender qué lo llevó a la infidelidad, pero comprender los datos no va a cambiar visto que haya sucedido.

Las cuestiones destacables a cuestionar son: ¿Has terminado totalmente esa aventura? ¿Has cortado toda clase de contacto con esa persona? ¿Te has deshecho de algún gadget o aplicación (es decir, móviles misterios, snapchat, etc.) que te vinculen a esa persona?

¿Estás dispuesto a liberarte de las claves, cambiar de trabajo, mudarte o llevar a cabo lo que sea primordial para no estar cerca de la persona con la que cometiste adulterio?

Si tú o tu cónyuge argumentan “no” a alguna de estas cuestiones, entonces no están completados para seguir juntos. Si tú o tu cónyuge tienen la intención y honestamente dicen “si” a todas estas cuestiones, entonces tienen la posibilidad de pasar a la siguiente consideración.

2.- ¿Están los dos totalmente COMPROMETIDOS a socorrer el matrimonio

Aun cuando se sienta feo e fastidioso, tienen que estar dispuestos y en compromiso a socorrer su matrimonio

Para que algún matrimonio dure, aun cuando no haya habido ninguna infidelidad, AMBOS, el marido y la mujer, tienen que estar COMPLETAMENTE en compromiso el uno con el otro.

El cariño verdadero no durará sin deber. Cuando una infidelidad sucede, el deber se rompe, y es exactamente por eso que algunos deciden divorciarse.

La exclusiva forma de que un matrimonio sobreviva y también prospere luego de una infidelidad es que los dos, el marido y la mujer, se comprometan mutuamente otra vez. Ambos cónyuges tienen que tener la intención de pasar por medio de todas las emociones que siguen a la alerta de la infidelidad, y sus emociones irán en todos los sentidos.

El cónyuge “inocente” tiene completamente permitido estar enojado, pero debemos intentar no pecar en nuestra furia castigando al cónyuge “culpable” con expresiones y acciones de odio.

El cónyuge “culpable “debe comprender y lidiar con la verdad de su pecado y debe ofrecer al cónyuge “inocente” el tiempo para confrontar y arrimarse a él/ella con inocencia y humildad.

Los dos cónyuges tienen que tener la intención de llevar a cabo las cosas distintas, y esto puede ser muy desepcionante e fastidioso en ocasiones.

Un asesor matrimonial o un director espiritual son increíblemente servibles para pasar por medio de todos estos pasos y contribuir a una pareja a continuar adelante.

No tenemos la posibilidad de olvidar el pasado, pero tenemos la posibilidad de seguir si nos comprometemos de nuevo y con la asistencia y el consejo de Dios por medio de la oración.

3.- ¿Tienen los dos la intención para PERDONAR Y CONFIAR de nuevo?

“Y si peca siete ocasiones al día contra ti, y otras tantas regresa a ti, diciendo: “Me arrepiento”, perdónalo” (Lucas 17,4)

Por favor sabe que cuando un cónyuge comete adulterio, él/ella eligió romper sus votos de matrimonio. El otro cónyuge NO es culpable.

No obstante, ningún cónyuge es totalmente inocente de pecado en un matrimonio. Todos nos quedamos cortos. Los dos nos hicimos inconveniente de alguna forma y requerimos ser perdonados.

Es espectacular lo que Dios puede llevar a cabo cuando los dos nos humillamos y pedimos perdón al otro.

Me he referido al cónyuge quién fue infiel como el “culpable” y al otro como el “inocente”, pero ninguno de los dos son completamente inocentes.

Sí, el cónyuge quién fué infiel pedirá, mayormente, el perdón en ésta circunstancia, pero precisamente hay cosas que el otro cónyuge puede confesar.

Más allá de buscar el perdón por la infidelidad, los dos cónyuges requieren preguntarse a sí mismos: ¿He estado completamente presente con mi cónyuge? ¿He sentido resentimiento hacia él/ella? ¿He estado de forma física ausente? ¿He precaución de nuestros hijos pero no de nuestro matrimonio? ¿He evitado la comunicación? ¿He estado ocultando algo a mi pareja?

Si respondemos SÍ a alguno de estas, entonces requerimos buscar el perdón de nuestro cónyuge.

Los dos tienen que humillarse frente el Señor y buscar SU perdón PRIMERO. Luego, tienen que buscar el perdón el uno del otro.

Mi marido siempre dice este enorme consejo:

“Otorga el perdón de manera rápida, pero confía lentamente. El perdón sólo se puede ofrecer libremente, pero la seguridad sólo se puede ganar”

De nuevo, ningún cónyuge hace que el otro sea infiel, y una infidelidad NUNCA se justifica. Todos nos quedamos cortos de ser un cónyuge especial, y siempre hay una razón para hacernos humildes. La humildad nos va a llevar hacia la armonía.

“Humíllense enfrente del Señor, y él los exaltará”. (Santiago 4,10)

Nada es realmente difícil para Dios, incluso socorrer un matrimonio luego de una infidelidad. No es un sendero simple y requerirá de todo lo que los dos tienen para pelear por esto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *