Como Saber Si Aun Puedo Salvar Mi Matrimonio

Como Saber Si Aun Puedo Salvar Mi Matrimonio
Salva Tu Relacion Click Aqui

Sucede muy comunmente y, generalmente, representa un instante que varios desean evadir y escasos se animan a asumir. El poder detenerse a investigar nuestra relación de amor con una pareja puede conducir a una optimización importante en el vínculo, aunque además puede significar el comienzo del sendero a una ineludible división.

De esta forma y todo, ¿cuándo es el instante idóneo para llevar a cabo tal exámen?, ¿cómo uno puede saber si merece o no continuar peleando por un amor?

El psicólogo y experto de la Universidad de Oregon, Robert Weiss, divulgó un reporte en la reconocida revista Psychology Today, en el que examina las claves en el momento de llevar a cabo un balance sobre la pareja y ver hacia el futuro.

“La evaluación sobre la pareja aparece siempre porque el otro no es aquella persona impecable que siempre soñamos que sea. La clave es aceptar que esa excelencia es realmente difícil de lograr. Es de mayor relevencia enfocarse en qué componentes son los que complacen las pretenciones sentimentales y físicas de los dos“, detalló Weiss en el reporte.

Según el psicólogo, no hay una fórmula precisa para entender si merece luchar por una relación que está en crisis. Lo fundamental es poder discernir si ese vínculo aumenta o decrece la alegría y el confort emocional.
Como Saber Si Aun Puedo Salvar Mi Matrimonio

Weiss estableció una lista de componentes a tomar en cuenta para lograr investigar y saber si merece pelear por una relación en la cuerda floja.

¿Se goza el tiempo juntos? Si las salidas se repiten y uno no siente exitación por estar con el otro, es una bandera roja. Puede ser una razón para tirar la toalla e ir en busca de nuevos horizontes. Uno de los más importantes fundamentos como para continuar con alguien es entender ver el instante que se comparte.

¿Hay seguridad? Se trata de uno de los elementos clave en una relación saludable. Si, más allá de todos los inconvenientes, uno mantiene la seguridad ciega en el otro, significa que hay un vínculo sólido. Es requisito continuar peleando por una rehabilitación del vínculo.

¿Comparten intereses? Cuando ámbas personas distribuyen algunos intereses, como hobbies, salidas al cine, etc., es un indicio de que aún es válido continuar peleando por el cariño. Es primordial sostener vivas las ocupaciones recreativas, los juegos y la distracción en la pareja. Eso no supone que uno debe comunicar todos los intereses con el otro. Sólo debe entender explotar los deseos parecido o explotarlos suponiendo que se estén perdiendo.

¿Hay respeto por el conflicto? En una relación, los conflictos son inevitables. Cuando la relación es sana, esas discusiones o entredichos son una enorme ocasión para crecer, para estudiar y dar de comer la paciencia y la empatía con el otro. En cambio, cuando el vínculo no es saludable, algún chiquita pelea se transforma en resentimiento y en crisis. Por eso, si los dos tienen la aptitud de diferenciar entre conflictos mínimos y cotidianos de los graves, merece continuar peleando por el otro.

¿Todavía hay pasión? Es primordial sostener o entender que se puede recobrar una vida sexual sana. Tienen la posibilidad de existir ciclos de poco sexo, pero si esa atracción desaparece completamente y por el momento no hay signos de una viable rehabilitación, se está frente un inconveniente claro. Es considerable ser franco con uno mismo y con el otro y tratar el conflicto con sabiduría y madurez. Suponiendo que la excitación sea irrecuperable, por el momento no sirve bastante continuar peleando por la pareja.

¿Hay acompañamiento del otro? Si uno nota que el otro no está para poner el hombro en los instantes difíciles y todo se transforma en celos, negatividad o indiferencia, es un mal signo. Es clave sentir que el otro está ahí detrás para contribuir a hallar los propios objetivos. Ese es un síntoma claro de que aún merece continuar peleando por el cariño.

¿Las expectativas son realistas?

Es considerable entender tener los pies sobre la tierra. Si uno espera todo el tiempo que el otro actúe de alguna forma, la decepción va a ser ineludible. Y el error va a ser propio. En una relación saludable, ámbas partes tienen que respetar al otro. Es imposible vivir con la fantasía de la excelencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *